Rostro limpio y sin acné


  

 

 

¿QUÉ ES EL ACNÉ Y COMO TRATARLO? 

 

El acné es una enfermedad de la piel que se caracteriza por un exceso de sebo combinado con proliferación bacteriana y una obstrucción del canal pilosebáceo que genera lesiones inflamatorias dado que el sebo no puede drenarse hacia la superficie.

El acné no es una amenaza para la salud y suele irse pasada la pubertad. Pero puede llegar a tener implicaciones psicológicas y/o sociales y es importante conocerla y saber cómo controlarla.

 

 

 


FISIOLOGÍA DE LA PIEL

Los pequeños hoyos que poseemos en la piel se llaman poros y se conectan a las glándulas sebáceas por debajo de la epidermis.
Estas glándulas producen una sustancia grasosa llamada sebo que sale al exterior a través del canal pilosebáceo y contribuye a formar el film de protección de la piel.
Ese sebo es fundamental ya que no solamente aporta elasticidad a la superficie de la piel sino que, además, por su pH ácido, la protege con efecto barrera.

Es muy importante mantener los poros limpios y los canales pilosebáceos despejados para que este proceso se produzca eficazmente.

 

AHORA BIEN… ¿POR QUÉ SE PRODUCE EL ACNÉ?

Se produce por una combinación de 4 factores:

El primero es un EXCESO DE SEBO

La producción de sebo está relacionada con el funcionamiento hormonal. La Testosterona es una de las hormonas fundamentales para este proceso (por eso los hombres, en su mayoría, tienen la piel grasa).
Las mujeres también contamos con esta hormona, aunque en mucha menor cantidad. Es la que
nos da la fuerza y la resistencia y la capacidad de hacer.
La adolescencia es el período donde se produce el desarrollo hacia el cuerpo adulto y el funcionamiento hormonal no es estable. Esa inestabilidad genera, entre otros síntomas,
un exceso de sebo.
Y el exceso de sebo produce brillo en la piel, incomodidad, calor, sensación de “pegajosidad”
y la sensación de tener siempre la piel sucia.

 


El segundo factor es la PROLIFERACIÓN BACTERIANA

Cuando el sebo excesivo se mantiene mucho tiempo en la superficie de la piel, aparecen bacterias que pueden alterar aún más el delicado
equilibrio de la piel.

El tercer factor es lo que llamamos HIPERQUERATINIZACIÓN

Como sabemos, la piel se renueva cada 28 días. Eso también está regulado por el sistema hormonal.
Del mismo modo que unas hormonas desequilibradas producen un exceso de sebo, también afectan la renovación celular. ¿Cómo?
No permitiendo que las células muertas de la piel caigan.
Cada día se generan nuevas células pero… no caen las viejas. Esto produce una obstrucción de los poros y el sebo no puede salir.
Acumulado durante días, su química cambia, aparecen bacterias y se genera una inflamación que luego vemos traducida en las diferentes lesiones acneicas: espinillas (puntitos blancos), puntos negros, pápulas (lesiones rojas, duras y muy doloras, sin pus) y pústulas (el clásico
granito rojo con pus).

El cuarto factor es la INFLAMACIÓN

Una vez aparecidas las lesiones, dado que el sebo queda atrapado dentro del canal pilosebáceo, aparece la inflamación. Las lesiones duelen, tienen mayor temperatura y están hinchadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 
¿CÓMO TRATARLO?

Es necesario atacar las cuatro causas: El exceso de sebo, la proliferación bacteriana, la hiperqueratinización y la inflamación.
 
COMBATIR EL EXCESO DE SEBO
 
A nivel hormonal muy poco podemos hacer pero SI podemos hacer que el sebo se vuelva más “liviano” y manejable. 
Lo más importante es lavar la piel varias veces al día, con productos espumosos que contengan activos pensados para disminuir el sebo: Tea Tree Oil; Azuleno, Aceite Esencial de Lavanda, etc. 
Otra acción importante es controlar la ingesta de alimentos extremadamente grasos. No hablamos de comer frituras o chocolate alguna vez en la semana (esto no va a causar un agravamiento del acné) sino de una alimentación consistentemente plena de grasas.
La piel necesita de vitaminas y minerales para poder funcionar adecuadamente. Si, en adición al desequilibrio hormonal, la privamos de nutrientes esenciales, el proceso de acné puede prolongarse más en el tiempo o ser aún más severo.
También es necesario tomar agua, un litro y medio al día. El agua es el elixir de la vida y es el combustible de todos los procesos del cuerpo. Y ella también ayuda a limpiar la piel y a eliminar parte de ese exceso de sebo.
 
COMBATIR LA PROLIFERACIÓN BACTERIANA

Limpieza, limpieza, limpieza. El mejor modo de mantener las bacterias “a raya” es con la piel limpia. Y esto se logra con productos que contengan activos antibacterianos: Tea Tree Oil, Aloe Vera, etc.
 
COMBATIR LA HIPERQUERATINIZACIÓN

Para poder ayudar a la piel a eliminar las células muertas es importante, una vez más, limpiar la piel varias veces al día y utilizar productos que contengan activos QUERATOLÍTICOS. Estos activos quitarán las células muertas desobstruyendo los poros y permitiendo que el sebo fluya hacia el exterior.
Activos queratolíticos por excelencia son el Tea Tree Oil, el Ácido Glicólico, el Aloe Vera, el Aceite Esencial de Menta, las Arcillas, los AHA’s, etc.
 
COMBATIR LA INFLAMACIÓN

El mejor y más eficaz modo de combatir el dolor, la hinchazón y el malestar que producen las lesiones es utilizando productos que contengan activos antiinflamatorios. Los activos son aloe vera, manzanilla, el hammamelis, el aceite esencial de lavanda, el Tea TreeOil (sí, aquí también actúa!), etc. 
 
¿QUE SIGNIFICA ASTRINGENTE?

Cuando leemos en un producto la palabra astringente, significa que realiza las cuatro funciones:
  • Reduce el exceso de sebo
  • Evita la proliferación bacteriana
  • Es queratolítico (desobstruye los poros)
  • Es antiinflamatorio
 
UNA RUTINA DE TRATAMIENTO COMPLETA

Para poder atacar el acné en todos los frentes y con todos los recursos, además de una alimentación saludable, es importante tener una rutina consistente con productos de higiene y tratamiento.
Y aquí me gustaría contarte todos los productos que tenemos en Biogreen para ayudarte en este camino!
 
MAÑANA & NOCHE
 
Limpiar la piel con nuestro HYDROGEL DE LIMPIEZA.
Un producto espumoso que elimina el exceso de sebo, ayuda a desobstruir los poros y elimina impurezas superficiales. La piel queda fresca, suave y sin brillo. Se coloca el producto en las manos, se hace espuma con un poco de agua tibia y se coloca en la piel masajeando MUY suavemente. 
Nunca se debe “restregar” porque la piel se siente “atacada” y entonces se agrava la hiperqueratinización.
La manera en que la piel se defiende de las agresiones (productos con alcohol, exposición al sol, tocar muy agresivamente la cara, etc.) es no dejando caer la células muertas.
Continuar luego con nuestra LOCION TONICA ASTRINGENTE con Manzanilla, Hammamelis y Aceite de Menta. Elimina el exceso de sebo y descongestiona (un sinónimo de desinflama), eliminando el brillo en la piel.
 
 
 
MAÑANA, TARDE & NOCHE
 
Aplicar nuestro TRATAMIENTO PARA PIELES GRASAS O CON ACNÉ. Su fórmula posee Tea Tree Oil (que ya vimos que combate todas las causas del acné). Controla el exceso de sebo  y es un excelente queratolítico con lo que atenúa notoriamente la aparición de lesiones (puntos blancos y negros, pústulas, etc). También es bactericida, por lo que genera un ambiente libre de gérmenes y la aparición o el agravamiento de las lesiones. 
El Tea Tree es una extraordinaria planta australiana de cuyas hojas se extrae un aceite que es utilizado en todo el mundo como el principal activo natural en la lucha contra el acné.
También posee Ácido Glicólico que no solamente es un extraordinario queratolítico que mantiene los poros desobstruidos sino que, además, contribuye a mejorar las cicatrices que puedan dejar las lesiones acnéicas.
Como vimos en el gráfico, la glándula sebácea se encuentra en la DERMIS donde poseemos las fibras de colágeno y elastina. Al apretar una lesión (un granito) presionamos hacia adentro con las uñas y podemos romper una fibra colágena. Al hacerlo, se forma una cicatriz.
Por eso NO ES RECOMENDABLE apretar los granitos NI TAMPOCO utilizar EXFOLIANTES MECANICOS (con microesferas de sílice o polietileno).

Por último, y esto es un plus que convierte a este producto en una pequeña maravilla: contiene Aloe Vera.
¿Y qué es lo que hace este pequeño milagro natural?
  • Hidrata profunda y duraderamente la piel. Al utilizar constantemente productos para remover el exceso de sebo, conseguimos una piel sin brillo pero también estamos removiendo parte de la hidratación de la piel. Un activo como el Aloe Vera la repone brindando salud y confort.
  • Es un extraordinario renovador celular que contribuye a evitar la hiperqueratinización ya que normaliza el proceso.
  • Es antiinflamatorio, por lo que alivia las molestias que producen las lesiones.
  • Es cicatrizante de las lesiones, evitando que queden marcas en la piel.
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 







 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En resumen, una alimentación saludable y una rutina de belleza que incluya los productos adecuados para limpiar, cuidar y mantener la piel saludable son los mejores secretos para controlar el acné y lucir una piel siempre limpia, fresca y luminosa.
¡No dejes de hacerlo!
Catálogo Biogreen 2da. Edición